Consiste en vigilar el cumplimiento de las distintas legislaciones relacionadas con la empresa.

Como son entre otras, la Ley de Sociedades Mercantiles, la Ley de Propiedad Industrial, la Ley de Derechos de Autor, el Código de Comercio, la Ley de Operaciones y Títulos de Crédito, la Ley del Trabajo, etc., así como solucionar los problemas que suciten el incumplimiento de alguno de estos ordenamientos.

Se supervisa la existencia de las formalidades necesarias para cada acto, como son el diseño de convocatorias de asamblea, la elaboración de las actas, la celebración de contratos, etc.